Existen características que hacen que una marca pueda mantenerse en el tiempo, por ejemplo la casa de joyas Tous de quien Rosa Oriol fue su fundadora, ha mantenido su esencia gracias a que han sido muy consistente con los valores de la marca. En ningún momento se han movido demasiado de lo que son. Siempre se ha presentado como una tierna marca, pero además divertida y con un espíritu joven. Cuando se mantienen esos pilares, entonces les ayuda a mantener el ADN de la marca, pero al mismo tiempo, hace que encajen en todos los mercados.

Del mismo modo, la empresa Tous ha mantenido en el tiempo su visión, consistencia, y mucho trabajo. En la actualidad cuentan con un equipo que trabaja tanto en su sede como en el resto de las tiendas, que en total llegan a sumar unas 3500 personas que dependen de dicha marca a nivel mundial. ¿Pero ha sido este mismo caso lo que ha ocurrido con las empresas que fabrican automóviles?

En el caso de la industria española del automóvil, este es un sector que representa el 10% del PIB nacional, por lo que se encarga de marcar el camino. Este es un modelo que ha posibilitado las relaciones laborales que se han implantado durante la crisis, pero también ha apostado por la calidad y la diversificación ante el precio, lo que ha convertido a las factorías españolas en un verdadero referente. Y ello no solo para el resto de los sectores que son productivos dentro del país, sino para las industrias mundiales del motor.

No se encuentra una explicación única acerca de lo acelerado del impulso de este sector en España, tras convertirse en el segundo fabricante nivel europeo y del mismo modo el octavo a nivel mundial. Pero, es innegable que el incremento de tal eficiencia y productividad ha sido una de sus grandes claves. Y ello es logrado en gran medida gracias a las decisiones acertadas en cuanto a las inversiones de los fabricantes, pero además también es debido a la flexibilidad que han adoptado los miles de trabajadores que existen dentro de este sector, los cuales no han dudado en adaptar sus jornadas de trabajo a los picos de producción de los vehículos.

Tales decisiones han implicado la aceptación de bajadas en los sueldos, y además también tener que marcharse durante las temporadas al paro, aunque siempre manteniendo la vinculación con la empresa. De este modo todo vuelve a ajustarse, retornando los pedidos de coches y de camiones, bajo plantillas que ya estaban más que preparadas. Por lo que la productividad se presenta en su estado puro.

De acuerdo a los conocedores del medio, España en este tiempo ha pasado por delante de Francia e Italia en lo referente a la producción, con lo que ya solo son superados por Alemania, y ello es solo porque este país galo cuenta con su propia demanda estancada, mientras que a Italia le han afectado los problemas de Fiat, que no ha parado de perder cuota de mercado durante las últimas dos décadas.

De este modo, el éxito de España quizás es debido a que un porcentaje alto de los coches que son fabricados en este país son exportados al extranjero, y gran parte de ello es empujado por el grupo VW, Nissan, Ford y GM, a quienes se ha unido el esfuerzo generado por las empresas y los sindicatos durante los años en los que se vivió la crisis y el crecimiento dentro de la demanda en España.

Empresas fabricantes de coches, más allá de las crisis

También te puede interesar